sábado, 27 de junio de 2009

Causa y efecto

Causa y efecto, la ley fundamental de la que deriva todas las normas que regulan el proceso de creación.

Causa y efecto como ley señala lo que es lícito y en este caso se describe un proceso donde cada efecto tiene una causa que le da origen y cada causa, es una semilla que pasado su tiempo manifestará su efecto correspondiente.

Aplicando esta ley a nuestra vida cotidiana, la realidad que observamos es el resultado de múltiples causas que hemos sembrado en diferentes momentos; con el paso del tiempo da sus frutos. La cosecha es muy variada y es propicio separar la paja del trigo y así hacer balance.

Los resultados que observo, me dejan un sabor agridulce, siento que estoy aprendiendo, hay aspectos de mi vida que evolucionan y se adaptan al momento, sin embargo repito experiencias que no comprendo y las encuentro en la vida una y otra vez.

Si la realidad que vivo es causa de momentos anteriores ¿Qué puedo hacer, aquí y ahora? para entender esto, nos puede ayudar la física cuando plantea que el tiempo es relativo y pasado-presente-futuro, es solo una forma de interpretar este concepto necesario para que todos los fenómenos se manifiesten según la esencia de su naturaleza.

Un abanico nos presenta una analogía del concepto de tiempo; cerrado, es el aquí y ahora que contiene el pasado y el presente en sí mismo, al desplegarse vemos la secuencia del tiempo necesario para que el hecho suceda.

Cada momento está ligado al anterior y posterior, de modo que al intervenir en uno, los otros quedan afectados. Según esta hipótesis, al intervenir en el presente se producen cambios en toda la línea temporal, esto es así según la física.

Si al observar las circunstancias que he creado, decido que quiero cambiar, tomo la decisión y la mantengo en el tiempo, esto implica renovar los pensamientos y las emociones desde ahora ya.

Aquí se me presenta un tema, crear pensamientos propicios para la nueva situación de modo que la fe en conseguirlos, actúe de energía que mantiene el proceso, esto genera el desalojo progresivo de los esquemas mentales anteriores.

Mantener en el tiempo la decisión requiere de la aceptación, comprensión e interiorización de las causas sembradas en el pasado, entender que correspondían a un proceso necesario para el desarrollo de la persona como ser.

Sanar el pasado, implica perdón de uno mismo y de las personas implicadas; esto es necesario para que la mente nos deje libres de resentimientos, que se sustituye por agradecimiento, al comprender la gran sabiduria encerrada en cada experiencia pasada.

Tomar la decisión de cambiar es actuar aquí y ahora, mantenerla en el tiempo con voluntad y energía que proporciona la fe en la nueva determinación.
foto.flickr

No hay comentarios:

Publicar un comentario

el Blog
Bienvenid@s al blog de Escuela Vacaciones Alpujarra, un espacio para expresar tus pensamientos, vivencias, sugerencias y opinones en armonía con el Universo. Juntos crecemos, unidos andamos el sendero y encontramos el sentido de la vida. Creemos en una sociedad viva, entre todos la creamos.