martes, 23 de junio de 2009

Crisis y Cambios

Crisis y cambios son las palabras que más se utilizan en estos tiempos y más concretamente lo que se dice es que la crisis es una oportunidad para cambiar.

Crisis es una manifestación aguda de un trastorno físico y moral, según el diccionario de la lengua española; esto quiere decir que la sociedad está enferma.

Los síntomas se manifiestan en el sistema productivo, pero desde un punto de vista holístico o global, el desequilibrio afecta a todos los órdenes del sistema, y aunque unas personas están más afectadas que otras, todos estamos inmersos en la misma situación.

En esto de la crisis, todos intentamos echar balones fuera y buscar "los culpables" en las superestructuras económicas y en la avaricia de unos pocos , pero, mirando cada persona dentro de sí, puede encontrar como ha participado interiormente con esa misma actitud en la construcción de una sociedad insostenible.

En la crisis se ha evidenciado que el objetivo de obtener los máximos resultados con el mínimo esfuerzo, nos ha llevado a querer recibir más de lo que estamos dispuestos a dar, esto crea un desequilibrio que es necesario corregir para la supervivencia de la especie humana.

La cultura de la sobreexplotación de los recursos nos alcanza a todos, ya que gastamos más de lo necesario: más comida, más electricidad, más agua... queremos más casa, más sueldo, más de todo.

La verdad es que el universo es generoso y participamos de la misma esencia, pero la economía de recursos rige en todos los órdenes de la creación y los excesos tienen que compensarse, dando tiempo a la regeneración.

La energía que mueve la sociedad es el dinero y sin éste, se para como pasa en estos precisos momentos, porque no se puede acumular ya que su cualidad fundamental, por la ley de causa y efecto es producir movimiento.

La gran norma de autorregulación de cualquier sistema vivo está basada en el equilibrio entre lo que cada parte produce para los demás y lo que recibe. Dar de más o recibir menos es un desequilibrio que a la larga agota las existencias; recibir más o dar menos lleva a esquilmar los recursos y al agotamiento. Cualquiera de los casos termina en la destrucción.

Para salir de la crisis colectivamente, hay que actuar individualmente cambiando desde el interior, observando los patrones que con tanto esfuerzo hemos construido a base de experiencias y reciclarlos, adaptándolos al momento presente, de manera que nos permitan una actitud proactiva, para el bien propio y el de los demás y sobre todo por la felicidad de todos los seres, incluyéndose a sí mismo.
Esto siempre en equilibrio y por la gracia.
foto.flickr

No hay comentarios:

Publicar un comentario

el Blog
Bienvenid@s al blog de Escuela Vacaciones Alpujarra, un espacio para expresar tus pensamientos, vivencias, sugerencias y opinones en armonía con el Universo. Juntos crecemos, unidos andamos el sendero y encontramos el sentido de la vida. Creemos en una sociedad viva, entre todos la creamos.