miércoles, 8 de julio de 2009

Mirarse desde fuera

Mirarse desde fuera, como si fuera otra persona, con los mismos ojos que aplico a los demás, es una práctica muy propicia que ayuda a establecer una cierta distancia con nuestras acciones y con nosotros mismos.

Mirarse desde fuera para ganar en objetividad, reconociendo que la mente es un colador que selecciona los contenidos en base a las propias creencias y experiencias, de modo que siempre tendremos un punto de vista subjetivo que aporta referencias sobre el juicio que emitimos sobre nosotros mismos.

Hay un ejercicio clásico, en la técnicas de desarrollo personal, para mirarse desde fuera:
  1. En posición cómoda, cierro los ojos y observo la respiración, unos momentos, como sale el aire y como entra; esto es para centrarme en el aquí y ahora y olvidar viejos pensamientos.
  2. Imagino un camino, lo construyo con todo detalle en mi mente.
  3. Miro el camino y observo una persona que aparece en él, está ahí, la miro ¿Que apariencia tiene? ¿Está quieta, parada...? o quizás se mueve ¿Como anda? ligera, pesada, cansada, libre...
  4. Tomo conciencia de las sensaciones...
Esa persona que imgino, soy yo... y el camino es mi vida.

El camino también nos ofrece detalles de nuestras creencias y del modo de construir la vida; la forma del camino, los obstáculos, la vegetación que lo circunda, las cuestas y las bajadas son símbolos que reflejan la propia actitud en la vida.
foto.flickr

No hay comentarios:

Publicar un comentario

el Blog
Bienvenid@s al blog de Escuela Vacaciones Alpujarra, un espacio para expresar tus pensamientos, vivencias, sugerencias y opinones en armonía con el Universo. Juntos crecemos, unidos andamos el sendero y encontramos el sentido de la vida. Creemos en una sociedad viva, entre todos la creamos.